Alicante, 5 de junio de 2003

EL CEM DE LA UA PREOCUPADO POR EL TRATAMIENTO SOBRE LOS DATOS PERSONALES DE LAS MUJERES MALTRATADAS

Ante la publicación de la Orden de 22 de mayo de 2003 de la Consellería de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, por la que se crean Ficheros de tratamiento automatizado de datos de carácter personal de la Dirección General de la Mujer, el Centro de Estudios Sobre la Mujer de
la Universidad de Alicante, que dirige la profesora Silvia Caporale, desea dar a conocer su profunda  preocupación y sorpresa ante algunos de los puntos de la citada reglamentación.

La recogida de datos y la confección de expedientes forma parte de la actividad administrativa y técnica de los Centros de Atención 24 hs., sin embargo en la presente normativa, que pareciera querer regular esa circunstancia, llama la atención el hecho de que en el caso del Fichero
relativo a Víctimas de Violencia de Género se soliciten, entre otros, datos relativos a origen racial (expresión que si bien se contempla con esta denominación en la LO 15/1999 nos parece del todo inapropiada), vida sexual (sin que se vean criterios que justifiquen este item) y un exhaustivo detalle sobre los datos económicos y financieros de la mujer afectada.

En una primera lectura de la Orden estos datos nos parecen absolutamente innecesarios para la mejora del tratamiento de la mujer víctima de violencia y destacamos especialmente (por tratarse además de una norma de rango superior) que la ley Orgánica sobre protección de datos 15/1999  Art. 4.1 del Título II manifiesta expresamente que”Los datos de carácter personal sólo se podrán recoger para su tratamiento, cuando sean adecuados, pertinentes y no excesivos en relación con el ámbito y las finalidades determinadas, explícitas y legítimas para las que se hayan obtenido”.

Asimismo, queremos destacar que en referencia a la CESIÓN DE DATOS PREVISTA, y en razón de las entidades reseñadas nos parece en llamativamente inadecuada con los objetivos de “mejora de la atención” previstos en la orden, sin que en ningún caso se vea declarada la protección de las identidades de las personas implicadas, de donde resulta que pueden cederse datos a Universidades o a la Consellería de Justicia cuando en el caso de las primeras sólo cabría un fin de estudio y en el de las segundas correspondería más a la figura de una Jueza o Juez que estuviera interviniendo en un caso concreto. 

Por último y en referencia al punto en el que se recuerda el derecho a la privacidad de los datos y el derecho de acceder a los mismos para su rectificación o anulación, llama nuevamente nuestra atención que la Dirección General de la Mujer no hiciera evidente y expreso, en el contenido de la Orden, un especial cuidado ante la particular situación en la que se encuentran las  mujeres víctimas de violencia de género que las hace poco susceptibles a estar atentas a la decisión de si sus datos deben estar en ese fichero o por el contrario no desean que así sea. 

En todo caso nos mantenemos en la convicción de que deberá revisarse la presente Orden que en la formulación actual carece de elementos que a criterio de este Centro resultan esenciales en quien por tener la competencia en los casos de violencia de género debiera demostrar una
responsabilidad exquisita en todo lo concerniente al tratamiento del tema.

Para más información: Silvia Caporale 965909791

 
Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo