Alicante, 1 de octubre de 2003 

CON LA CREACIÓN DE UN VICERRECTORADO ESPECÍFICO LA UA SE ORGANIZA PARA AFRONTAR EL RETO DEL  “ESPACIO EUROPEO DE ENSEÑANZA SUPERIOR” 

La integración en el “Espacio europeo de enseñanza superior” (EEES) ha pasado a ser uno de los objetivos prioritarios de la Universidad de Alicante. Con la reciente creación de un Vicerrectorado específico, la UA pretende impulsar las medidas que permitirán formar parte del sistema universitario común que pretende la Unión Europea, que va a suponer el replanteamiento de los métodos tradicionales de docencia y la implantación de un modelo de calidad. Las primeras actuaciones concretas en este sentido han comenzado ya a ponerse en marcha en la UA.

Este Vicerrectorado, denominado de Convergencia Europea y Calidad y sustituye al hasta ahora Vicerrectorado de Estudios e Innovación Educativa. A su frente se encuentra el profesor Guillermo Bernabeu. 

Ya el pasado curso se llevó a cabo en el campus un ciclo de conferencias sobre las reformas que se avecinan en la formación universitaria. por su parte, y coincidiendo con los recientes acuerdos de la Conferencia de Ministros de Educación Superior en Berlín y la declaración de la CRUE sobre el EEES, el Ministerio de Educación ha promulgado sendos decretos que establecen el sistema europeo de créditos y el suplemento europeo al título, dos de los ejes básicos sobre los que se va a apoyar la reforma. 

“Ante la Universidad se plantea un reto importante—dice al respecto Guillermo Bernabeu— Es fundamental estar  bien situados cuando se inicie el proceso de convergencia y gestionarlo adecuadamente, porque constituye una apuesta por el futuro que se corresponde bien con el carácter de una universidad como ésta, joven y dinámica. Y es importante gestionar ese proceso de cambio”.

“Uno de los objetivos es establecer un sistema de titulaciones que sean reconocibles por todos los países que participan en el EEES y que tengan en cuenta toda la actividad de aprendizaje realizada por el alumno—indica—. Uno de los instrumento básicos para lograr la convergencia europea en educación superior será el suplemento al título. Para iniciar su implantación a lo largo del curso que comienza estamos implicados todos, alumnos, personal de administración y servicios y personal docente e investigador”. 

El suplemento al título es un documento adjunto al título de enseñanza superior cuyo propósito es mejorar la transparencia internacional y facilitar el reconocimiento académico y profesional de las cualificaciones (títulos, diplomas, certificados, etc.).
Las hace más comprensibles y fácilmente comparables en el extranjero al incluir una descripción exacta de los estudios superiores cursados y de las competencias adquiridas.  Por su parte, los créditos ECTS (European Credits Transfer System) crean una unidad de valoración que tendrá en cuenta el conjunto de la actividad académica, y no sólo las horas lectivas: enseñanzas teóricas recibidas, actividades dirigidas, prácticas y todo aquello que forme parte de la carga de trabajo académico. “Esta nueva forma de valorar va a obligar a una reorganización conceptual de los sistemas educativos”, señala el vicerrector. 

Cumplir unos requisitos de calidad va a ser otro de los objetivos fundamentales.”El reconocimiento de las titulaciones dentro de Europa ha de estar basada en la confianza, que se logra con garantías de calidad. En España ya hay organismos oficiales para acreditarla, como la ANECA, que ya ha establecido un programa para ello. El papel de la Universidad en este proceso de diseño de titulaciones debe ser central. Tenemos que implicarnos absolutamente. Y para ello hemos de ser generosos y capaces de hablar con los agentes sociales y los empleadores, produciendo una confluencia en armonía para un diseño de titulaciones lo más competitivo posible. Si una titulación no puede o no quiere incorporarse a este proceso —añade— no estará acreditada por las agencias de calidad”. 

Según señala, La UA ya está participando en este programa nacional de diseño de titulaciones. Conjuntamente con otras universidades está interviniendo en el de Geografía y Ordenación del territorio, Historia, Ingeniero de Telecomunicaciones; Ingeniero  Informático, Magisterio, Matemáticas, Química, y Turismo. 

Para este curso que comienza, el vicerrector de Convergencia Europea y Calidad anuncia que el  Instituto de Ciencias de la Educación (ICE) va a lanzar una convocatoria para que el mayor número posible de profesores formen grupos y redes para desarrollar experiencias en la línea de los créditos ECTS y  empiecen a hacer el mapa de conocimientos, capacidades y destrezas que configuren las materias. Para ellos estas redes contarán con el asesoramiento de especialistas proporcionados por el ICE. En este objetivo jugarán un papel importante las tecnologías de la información y la comunicación, una herramienta que va a permitir mejorar la metodología docente. por medio de clases grabadas, laboratorios virtuales y otros apoyos. 

Según el calendario del EEES, en 2005 deben impartirse ya los primeros cursos de la mayoría de las titulaciones con el nuevo planteamiento, con el compromiso de llegar a 2010 con el sistema ya funcionando en su integridad. Por ello, Guillermo Benabeu destaca la necesidad de iniciar experiencias piloto, de forma que los primeros cursos de algunas titulaciones puedan empezar a
aplicar los nuevos principios dentro de lo que permita el plan de estudios vigente y la legislación actual. La Escuela de Trabajo Social se ha anticipado en estas iniciativas con su semana de acogida a los alumnos iniciada el lunes pasado que cuyo programa incluye la explicación del "Proyecto experimental de enseñanza-aprendizaje", un  curso de técnicas de estudio y una mesa
redonda sobre la práctica profesional de los trabajadores sociales; posteriormente, la Escuela ha proyectado desarrollar durante este curso una mayor  participación del alumnado en el aula. 

“Estoy convencido de que el profesorado de esta Universidad está deseando mejorar la docencia —afirma Guillermo Bernabeu—. Quiere que haya mayor participación del alumno. Pero el sistema actual no lo permite y hay que establecer una organización que lo haga posible. Hay que aprovechar la ilusión que este proceso puede generar e introducir las modificaciones normativas que lo favorezcan. Si al profesorado se le convence y se convence él mismo de que vamos a un sistema mejor y no se le impone, estoy seguro de que estaremos en condiciones de hacer la reforma con éxito”. 

Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo