Alicante, 17 de febrero de 2004

INFORME SOBRE LOS DAÑOS CAUSADOS EN EL YACIMIENTO IBÉRICO DE EL ORAL (SAN FULGENCIO, ALICANTE)

Ante la destrucción de aproximadamente un tercio del poblado ibérico de El Oral, el equipo de investigación, formado por los profesores Lorenzo Abad Casal, Feliciana Sala Sellés y Jesús Moratalla Jávega, del Área de Arqueología de la Universidad de Alicante, quieren hacer constar lo
siguiente:

1. El yacimiento ibérico de El Oral es un establecimiento de época ibérica antigua; está siendo excavado desde el año 1981 y la fase actual de intervención se remonta a 1993. Por su urbanismo complejo, y por la riqueza de su arquitectura en barro, constituye un monumento de primer orden en la arqueología mediteránea. Se han publicado dos monografías, una editada por el Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación Provincial de Valencia (1993) y otra por la Real Academia de la Historia y la Universidad de Alicante (2002). Aparte de ello, se ha presentado en numerosos congresos y reuniones científicas.

2. En todas estas publicaciones se ha incluido el plano general del yacimiento, que abarca todo el promontorio en el que se asienta. Esta delimitación figura también en el Plan General de Ordenación Urbana de San Fulgencio y consta en las fichas remitidas anualmente a la Consellería de Educación y Cultura de la Generalitat Valenciana.

3. A lo largo de los años, el equipo de investigación ha hecho saber a los sucesivos propietarios que los vestigios monumentales abarcaban todo el promontorio, independientemente de que fueran visibles o no. Tras su adquisición por el Ayuntamiento de San Fulgencio, en el año 1992, se
entendió que el yacimiento quedaba suficientemente protegido.

4. La destrucción realizada el pasado día 14 de febrero afecta aproximadamente a un tercio del poblado, en concreto a toda la zona occidental, donde en los años 1981 y 1982 se excavaron diversas estructuras, que en la actualidad se encontraban cubiertas de tierra para evitar su deterioro. La destrucción es completa y total, pues han desaparecido todos los niveles arqueológicos.

5. El equipo de investigación quiere dejar claro que, independientemente de las responsabilidades que se puedan derivar, se debería restituir la topografía original del cerro, y que en ningún caso los terrenos así ‘liberados’ pueden tener otra finalidad que no sea la de servir de apoyo a la investigación y difusión del propio yacimiento. Desean asimismo que este hecho sirva para valorar el yacimiento de El Oral en su justa medida, aunque lamentan que haya sido con motivo de la destrucción de
una parte sustancial del mismo.

 
Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo