24 de septiembre de 2004

UNA TESIS ABOGA POR UN OBSERVATORIO VALENCIANO DE LA COMPETITIVIDAD TURÍSTICA

Calpe y los demás los destinos turísticos residenciales de la Comunidad Valenciana han seguido un patrón de comportamiento competitivo tradicional, sujeto a fuertes inercias, lo que representa una seria amenaza ante la aparición de nuevas tendencias en la demanda, el surgimiento de nuevos competidores y la masificación de los propios destinos turísticos. Ésta es una de las conclusiones más importantes a las que llega una tesis recientemente leída en el Departamento de Análisis Económico Aplicado de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Alicante.

La tesis ha sido elaborada por el agente de desarrollo local del Ayuntamiento de Calpe, José Francisco Perles, bajo la dirección del catedrático Martín Sevilla Jiménez. En ella se aborda la tarea de reconsiderar todo el proceso de desarrollo turístico de los destinos residenciales de la Comunidad Valenciana durante los últimos cincuenta años bajo el prisma de la teoría de la “ventaja competitiva” de Michael Porter, utilizando como estudio de caso el municipio de Calpe. Señala que su patrón competitivo está basado en ventajas tradicionales (costes), con una dependencia excepcional de las condiciones de los factores básicos (clima, sol, playas y mano de obra abundante y barata) y bajo el estímulo de una imponente demanda

El autor aboga en sus conclusiones por encontrar, de cara a un futuro inmediato, una posición basada en ventajas competitivas de orden superior, donde la innovación se convierta en el motor fundamental de la competitividad de los destinos turísticos. También preconiza otorgar un papel privilegiado a la política de desarrollo local. Destaca la propuesta del autor para poner en marcha de un observatorio valenciano de la competitividad turística.

El tribunal, formado por los catedráticos Andrés Pedreño (presidente) y José F. Vera Rebollo, así como por los vocales María Jesús Such, Francesc Sastre y Ana Ramón, que actuó como secretaria, otorgó la máxima calificación al trabajo de investigación presentado: sobresaliente cum laude. La tesis fue leída el 7 de septiembre.

Desde su publicación en 1990, la teoría de Porter se había configurado como una buena teoría para la explicación de los flujos internacionales de bienes, servicios y capital, habiéndose aplicado al análisis del desarrollo industrial de varios países avanzados. Sin embargo, su aplicación fuera del ambiente industrial había sido más bien escasa. La tesis demuestra, que la teoría de la ventaja competitiva sirve para analizar los procesos de desarrollo turístico, y es especialmente adecuada para estudiar procesos de desarrollo turístico de ámbito residencial.

 
Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo