Alicante, 14 de octubre de 2004

¿SE LEVANTA LA VEDA A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS?: LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE CONTRIBUYE A LA GESTIÓN SOSTENIBLE DE LA CAZA

Daniel Jiménez, José Emilio Martínez y Victoriano Peiró. Departamento de Ecología. Universidad de Alicante

Un año más, con la apertura de la temporada de caza a mediados de octubre, el campo recupera una de las actividades ancestrales aunque en los albores del siglo XXI podemos hablar más de un medio de socialización que de subsistencia. A lo largo del tiempo, la actividad cinegética ha sido objeto de grandes pasiones y, en particular,  uno de los colectivos que se ha sentido atraído por ella ha sido el de los ecólogos. En muchas ocasiones el ciudadano de a pie se pregunta ¿cuál es la función de los ecólogos en la gestión de la fauna silvestre?, ¿cuáles son las aportaciones que realizan al conocimiento de esta fauna y de la biodiversidad? o, simplemente ¿qué es lo que están haciendo con esos aparatos?.

Muchos de los lectores se preguntarán el sentido del estudio de las especies de caza ya que, en buena parte de los casos, no están consideradas de alto interés para la conservación. En cuanto a esto debemos recurrir al símil entre el medioambiente y un sistema de engranajes, donde cada una de las ruedas dentadas tiene un papel importante para el funcionamiento del conjunto. En este caso, las especies cinegéticas son utilizadas como especies sombrilla ya que, al conservar y manejar sus poblaciones, se protegen otras especies vegetales y animales de alto valor ecológico.

Mediante la financiación de la Conselleria de Educación y Ciencia de la Generalitat Valenciana, en el año 2000 se inició una línea de Investigación, Desarrollo e Innovación  (I+D+I) sobre gestión integral y sostenible de cotos de caza en comarcas de la provincia de Alicante. Ésta línea tiene prevista su ampliación, a partir de principios del año 2005, con un nuevo proyecto financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia (MEC). Estos proyectos, nacidos en el Departamento de Ecología de la Universidad de Alicante, se desarrollan en colaboración con el Laboratorio de Cartografía Ambiental.

De entre las nuevas tecnologías en que se basan estos proyectos de investigación, es destacable el Sistema de Información Geográfica (SIG). Este sistema está compuesto por un conjunto de herramientas informáticas concebidas para reunir, almacenar, transformar y cartografiar datos sobre el mundo real, dirigidos a cubrir una serie de objetivos concretos de planificación y gestión del territorio. Su gran versatilidad para el manejo de los datos facilita la creación en el ordenador de mapas temáticos (áreas de caza, relieve, vegetación, cultivos, etc.).

El nuevo proyecto de investigación se compone de tres grandes bloques: El primero de ellos se centrará en conocer el punto de vista social, desde la perspectiva de los cazadores. En el segundo bloque, se tratará de conocer la dinámica ecológica de las poblaciones cinegéticas en el campo. Por último, se analizará la dinámica del medio natural ante la actividad cinegética.

Así, para cubrir los objetivos del primer apartado se realizará una encuesta que nos aportará información acerca de cómo han evolucionado las poblaciones cinegéticas desde el punto de vista de los cazadores, permitiendo comparar con los datos registrados por las administraciones públicas. También se preguntará cuáles son los principales factores que afectan (furtivismo, enfermedades, urbanismo, actividades turístico-recreativas, impacto agrícola, etc.) y benefician (mejora del hábitat de alimentación, bebederos, áreas de repoblación, zonas de reserva) a las especies tratadas con el fin de obtener una serie de parámetros cuantitativos que puedan emplearse en una correcta gestión cinegética.

Para conocer la dinámica poblacional de las especies cazables se realizarán censos en el campo de conejo, liebre, perdiz, palomas y tórtolas, etc. De igual modo, se estudiarán las especies depredadoras con el fin de obtener mapas predictivos de su impacto sobre las especies de caza. 

Finalmente, se realizará un análisis detallado de los cambios del uso del suelo, utilizando el SIG para caracterizar el hábitat de las especies y cuantificar los cambios producidos en las últimas décadas. Nos centraremos, principalmente, en la influencia del abandono de cultivos en paisajes de montaña mediterránea y su cambio a agricultura de regadío. Todo ello con el objetivo final de poder obtener una predicción de los cupos cazables óptimos en relación con diferentes variables ambientales.

Otra de las nuevas tecnologías que incorpora el proyecto esta basada en el Sistema de Posicionamiento Global (GPS). Esta herramienta nos permite conocer nuestra posición con un error de escasos metros. Sin embargo, ahora no nos interesa saber dónde nos encontramos nosotros ya que nuestras pretensiones se encaminan a conocer el uso del territorio y los movimientos del jabalí y el arruí (cabrá marroquí extendida por la provincia en las últimas décadas). Para alcanzar este propósito utilizamos un collar GPS. Este instrumento, de alta precisión y bajo peso, permite obtener localizaciones de los animales con un error inferior a 1 metro cada 10 minutos. 

El lector se preguntará ¿cómo se reciben estos datos GPS?...
Muy sencillo: el jabalí, al igual que los jóvenes de hoy para reunirse, nos envía un SMS (mensaje de texto) gracias al sistema automatizado de telefonía móvil incorporado en el collar, el cual es recibido a través de un ordenador en nuestros despachos. Esta información de campo, incorporada al SIG, se destinará a enriquecer los conocimientos sobre unas especies de gran importancia económica, cinegética y por los daños causados a la agricultura.

Con el collar funcionando en el cuello del animal, volvemos a plantearnos su recuperación. Para ello el collar cuenta con un sistema de control remoto que facilita la liberación de éste. Además, el sistema lleva incorporado un radiolocalizador que nos permite encontrar el collar en el campo tras desprenderse del cuerpo del animal. 

Como punto final, esperamos haber puesto de manifiesto la utilidad del trabajo de los profesionales de la Ecología los cuales, con la investigación que realizan, aportan información útil para las comunidades rurales, la administración y para el ciudadano de a pie.

 
Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo