Alicante, 16 de febrero de 2005

LOS CIUDADANOS EXTRANJEROS QUE ESTUDIAN O VIVEN EN LA PROVINCIA SUFREN STRESS POR EL CHOQUE CULTURAL

La integración de los europeos es todavía una entelequia. La gran personalidad y tradiciones de cada uno de los países integrantes en la Unión hacen que el choque cultural también lo sienten los ciudadanos europeos cuando realizan viajes de estudios universitarios. Lo mismo ocurre con los residentes extranjeros.

Aunque parezca que la edad, la cultura, el conocimiento de otras lenguas hace que los jóvenes Erasmus se sientan como “en casa” cuando viajan a otro país, en realidad aceptar otras culturas y otras formas de vida cuesta mucho. Este tema lo ha abordado la nueva doctora Rosa María Albert Sanchis en una tesis doctoral leída en la Universidad de Alicante, titulada “El choque cultural en las sociedades europeas. Anomia e integración social”, obteniendo Sobresaliente Cum Laude.

La tesis “El choque cultural en las sociedades europeas. Anomia e integración social”, realizada por la doctora Rosa Albert Sanchos, fue dirigida desde el Observatorio Europeo de Tendencias Sociales de la Universidad de Alicante, por el catedrático Antonio Alaminos, y obtuvo la máxima calificación Sobresaliente Cum laude.

Esta tesis hace un esfuerzo, para identificar los principales signos y síntomas involucrados en el estrés de aculturación analizando su estructura dimensional; para ello se centra en dos comunidades: estudiantes extranjeros de la Universidad de Alicante y residentes extranjeros en la provincia de Alicante.

La idea central es la dificultad que para los ciudadanos del resto de Europa puede suponer el vivir cotidianamente en la cultura española. En ese sentido, se indaga la dificultad para convivir con valores y comportamientos que no son los socialmente aceptados en sus países de origen y donde han sido socializados.

Es el caso de la creciente tendencia de determinados extranjeros, especialmente las culturas escandinavas, a reproducir sus esquemas de convivencia en hábitats cerrados, reduciendo al mínimo las posibilidades de incertidumbre o stress.

La doctora explora las posibilidades de desarrollo de escalas para medir el stress de aculturación. Estas escalas son habituales en los Estados Unidos para estudiar los problemas de integración de hispanos y asiáticos.

Gran parte de la originalidad de la tesis reside en adoptar el otro punto de vista. Las culturas que se consideran superiores en sus formas de vida no desean reducir su stress de aculturación. Simplemente se mantienen ajenas a la sociedad donde viven, como es el caso de algunos ciudadanos extranjeros.


Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo