Alicante, 19 de julio de 2005

PROFESORES DE ARQUEOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE, EN CONTRA DEL PROYECTO URBANISTICO DE LA SARGA

El Consejo del Departamento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Filología Griega y Filología Latina de la Universidad de Alicante, reunido en la sesión ordinaria el día 18 de julio de 2005 ha decido aprobar la siguiente declaración sobre los proyectos urbanísticos en la zona de influencia del yacimiento de Arte Rupestre de La Sarga.

En diciembre de 1998 la Asamblea General de la UNESCO reunida en Kyoto declaró Patrimonio de la Humanidad la totalidad de las manifestaciones de Arte Rupestre Prehistórico del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica. Esta declaración incluía la Sarga como referente de excepción al tratarse del yacimiento de Arte Neolítico que mejor informa sobre la secuencia cronológica de este arte al estar suficientemente representados los tres estilos artísticos Macroesquemático, Esquemático y Levantino y contar con superposiciones que permiten establecer su sucesión.

Entre los criterios argüidos en la defensa de la declaración como Patrimonio de la Humanidad se consideró el valor de los paisajes que lo acogen como paisajes culturales preeminentes. Coincidiendo con estos criterios, el año 2000 la Dirección General de Patrimonio Artístico (DGPA) en colaboración con el Ayuntamiento de Alcoi inició un proyecto de intervención en La Sarga coordinado por el Instituto de Arte Rupestre de la DGPA. Las intervenciones tenían previsto tres áreas de actuación: los propios abrigos pintados, el entorno inmediato del Barranc de la Cova y el paisaje circundante.

Estas actuaciones han incidido en los dos primeros ámbitos, no así en el entorno circundante. En principio se proponía una delimitación de este Bien de Interés Cultural lo suficientemente amplia que permitiera regular las posibles transformaciones o la construcción de infraestructuras. La finalidad era respetar el paisaje modelado por prácticas agrícolas tradicionales.

Sin embargo, hoy día el paisaje que acoge este extraordinario monumento prehistórico se encuentra seriamente amenazado por las presiones urbanísticas y especulativas. Al norte del paraje, el ayuntamiento de Alcoi planea la construcción de un parque industrial, mientras que al sur, el ayuntamiento de Xixona proyecta una urbanización de 1950 viviendas junto a un caserío que en la actualidad alberga 15 familias, lo que supone multiplicar por 130 el número de habitantes del lugar.

Sin entrar en los impactos ambientales denunciados repetidas veces por colectivos locales, especialmente por la afección en el mayor acuífero que abastece las necesidades de Alcoi y comarca, debemos manifestar nuestra preocupación por la agresión patrimonial que estos proyectos suponen. No sólo se verá amenazado un caserío cuyo origen se encuentra en un privilegio otorgado por el rey Alfonso II en el s. XIV del que tenemos noticias escritas de su existencia desde 1594, también corren peligro cuatro importantes yacimientos cercanos al caserío que informan de la ocupación humana del III milenio aC, época ibérica, romana y medieval.

Nos parece inaceptable la propia contradicción entre los proyectos urbanísticos y las proclamas de protección del paisaje aludidas para la declaración como patrimonio de la humanidad y en las propuestas de actuación en la Sarga. La presión urbanizadora en el paraje destruirá completamente el entorno natural y su ocupación humana tradicional.

Un yacimiento arqueológico no puede entenderse fuera de su contexto espacial. En el caso de las manifestaciones rupestres, los emplazamientos de los paneles fueron seleccionados por tratarse de lugares preeminentes, especialmente en su significación simbólica. El monumento de la Sarga no podría entenderse sin su espacio, por lo que tan valioso es su contenido como el continente.

La salvaguarda y puesta en valor de los elementos patrimoniales es función y obligación de los poderes públicos. Se deberán emplear para ello las medidas de protección pertinentes, tales como la delimitación de los entornos de los BIC a proteger; al tiempo que se promueven estrategias de gestión ambiental sostenible como el turismo cultural. Resulta evidente que todo ello entra en flagrante contradicción con proyectos de urbanización agresiva como el que nos ocupa.

Los motivos aludidos nos inducen a reclamar el mayor respeto por el paisaje de la Sarga, gravemente amenazado por los proyectos urbanísticos promovidos por la misma administración pública que se comprometió a la salvaguarda de los paisajes del arte prehistórico ante los organismos internacionales.

El patrimonio cultural no ha tenido demasiada suerte en estas tierras sometidas a una presión urbanística insostenible. Aparte de los ataques realizados por desaprensivos, en nombre del desarrollo hemos asistido a la destrucción de torres de huerta de época moderna en el litoral de l’Alacantí, acueductos romanos en Altea o búnkers de la Guerra Civil en el Vinalopó, por citar sólo algunos ejemplos recientes. Ahora se pretende rodear de edificaciones y hormigón uno de los más importantes centros de Arte Prehistórico del Mediterráneo, destruyendo irremediablemente el entorno que da sentido al Bien de Interés Cultural. Ningún supuesto progreso puede justificar una destrucción tan sistemática y completa de unos valores paisajísticos y patrimoniales que son de todos; y desde luego, no podemos permanecer impávidos.

Estamos llegando a unos límites extremos en la agresión al patrimonio histórico que el Departamento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Filología Griega y Filología Latina de la Universidad de Alicante no puede ignorar.

Por tanto, instamos a todas las administraciones públicas y a la sociedad en general a que se tome conciencia de las constantes agresiones que está sufriendo el patrimonio cultural histórico. En este caso llamamos la atención de forma especial sobre el peligro que entraña la eventual aprobación de los proyectos urbanísticos en el entorno del yacimiento de La Sarga (términos municipales de Alcoi y Xixona) declarado Patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1998.

Para más información: Javier Molina Vidal. 629928638


Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo