Alicante, 16 de septiembre de 2005

“TENEMOS QUE REVALORIZAR NUESTRO PAISAJE, NO TODOS LOS JARDINES SON HERMOSOS POR TENER CESPED”

Jose Luis Romeu, paisajista y director del curso “Arte y Pensamiento en torno al jardín”.

El paisajista alicantino José Luis Romeu, responsable desde hace más de una década de la jardinería de la Universidad de Alicante, dirige el curso “Arte y Pensamiento en torno al jardín” que del 19 al 23 de septiembre tendrá lugar en los Cursos de Verano de Medio Ambiente que organiza el Ayuntamiento de Finestrat en colaboración con el Departamento de Derecho Administrativo, auspiciados por el catedrático Ramón Martín Mateo.

Una de las ideas básicas que quiere transmitir es que el ciudadano debe ser más exigente con los diseños de jardinería que se realizan desde la Administración pública, que aunque han mejorado mucho en los últimos años, no son todo lo deseables que requiere una actuación de esta naturaleza.

“Natalie Gidron, que es arquitecta y ha trabajado en el estudio de Norman Foster y yo mismo vamos a intervenir en el curso con el tema “Paisajes de Compromiso”. Esto quiere decir que muchas veces realizamos proyectos por obligación, tanto en jardines públicos como privados o en carreteras y con las prisas por el encargo, los deseos del propietario pues no se planta lo correcto y a la larga son jardines que no prosperan, se degradan y es evidente que las plantas no se adaptan al entorno”. Dice José Luis Romeu, quien ha reunido a cuatro expertos para opinar sobre el asunto.

Se trata de Teresa Gali, ingeniero agrícola y paisajista, y autora de la jardinería del parque litoral del pasado Fórum de Barcelona y especialista en recuperaciones urbanas. Luis Vallejo, profesor del arte del Bonsái, incluso de Felipe González y conservador del área de bonsáis del Jardín Botánico de Madrid y Bet Figueras, arquitecto paisajista catalana , que ha intervenido en hoteles, restaurantes y en el Jardín Botánico de Barcelona.

“Los catalanes van en punta de lanza en estos temas y por eso he querido traer a los cursos de Finestrat sus ejemplos. En Alicante queda mucho que hacer, aunque hay jardines que merecen elogios, como el Parque Lo Morant, que es de los que más se utilizan por los ciudadanos. Lo mismo opino sobre El Palmeral, que aunque tiene ciertas deficiencias en la elección de las especies, que han sido poco respetuosas con el enclave de las palmeras, ha sido un éxito de utilización masiva. Podría decir algo similar del Parque de La Ereta, pero en realidad no está acompañado por una vegetación apropiada y es demasiado árido. Además en Alicante falta atención en las vías de acceso, están muy descuidadas.”

TENEMOS QUE REVALORIZAR NUESTRO PAISAJE

Para José Luis Romeu la manida idea de que no hay paisaje sin césped es un grave error. Lucha por conseguir que la población se interese y goce con otras perspectivas estéticas, como puede ser el monte bajo, propio de nuestra provincia, que también tiene una gran belleza y unos olores intensos de los que hay que saber disfrutar.

Por eso reivindica el cuidado de las plantas aromáticas, como romero, tomillo o espliego y unos alrededores limpios y cuidados.

“Hay que volver a distinguir que lo bello no es siempre lo más verde. Nuestro paisaje está compuesto de almendros, de algarrobos, olivos y monte bajo, que simplemente limpio y sin vertidos incontrolados es una delicia. Además hay que dejar constancia que tanto parques como amplias zonas deben tener su suelo de tierra, porque esto es garantía de drenaje, de absorción del agua de riego y de lluvia. En Alicante, donde la lluvia es un bien escaso, hay que cambiar la mentalidad y a la hora de planificar dejarse asesorar por un especialista”, dice el ingeniero agrónomo.

Aboga pues por el sentido común, como abandonar la idea de pradera y sustituirla por plantas resistentes, como zoysias. No utilizar plantas invasoras en parques naturales, sino especies autóctonas, romero o lavanda.


Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo