Alicante, 23 de septiembre de 2005

EL CAMPUS DE LA UA SERÁ OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DEL ECLIPSE ANULAR

El campus Universidad de Alicante va a convertirse el día 3 de octubre en un observatorio del espectacular eclipse anular de sol que se producirá esa mañana. Astrónomos aficionados tienen prevista la instalación de telescopios y dispositivos fotográficos y desde el lunes está prevista la apertura en la sala Aifos de una exposición sobre este acontecimiento astronómico. Además, está previsto llevar a cabo un reparto gratuito de gafas para poder observar el fenómeno sin riesgos oculares.

La observación está organizada por el proyecto Ciudad de las Estrellas, el Departamento de Expresión Gráfica y Cartografía y la Escuela politécnica Superior con la colaboración de Federópticos Jornet, Ruralcaja y el Vicerrectorado de Extensión. La distribución de gafas la hará la escuela de Óptica.

La mañana del día 3 de octubre ocurrirá una rareza sobre el cielo de Alicante. Los eclipses de sol son relativamente frecuentes, pero los de tipo anular son excepcionales porque sólo son observables desde una estrecha franja geográfica y porque la distancia de la Luna a la Tierra (que varía ligeramente a lo largo del mes lunar) debe ser también mayor para que su tamaño aparente sea más pequeño que el del sol. Pueden transcurrir siglos hasta que desde una determinada región pueda contemplarse un fenómeno así. El próximo día 3 Alicante se situará dentro de esa franja, en esta ocasión de 182 kilómetros. Elche estará justo en su borde y Madrid o Pontevedra podrán disfrutar del espectáculo en su mismo centro, de manera que desde allí se verá una forma anular perfecta, mientras que en Alicante no será totalmente concéntrica.

Según indica Enrique Aparicio Arias, profesor del Departamento de Expresión Gráfica y Cartografía, los miembros de la asociación de astronomía de Benejama instalarán sus telescopios y dispositivos de observación y fotografía en la zona del campus frente a la Biblioteca y la Torre de Control. Espera que se concentren más de diez instrumentos. Además, en el patio de la Politécnica se colocará el más grande de todos, un telescopio de 50 centímetros, el primero de este tamaño hecho en Europa por aficionados a la astronomía, según indican sus constructores.

Asimismo, desde el lunes día 26 de septiembre, la sala Aifos acogerá una muestra de divulgación astronómica que incluirá una exposición de maquetas del Centro Astronómico de Benejama "Ciudad de las Estrellas", fotografías del eclipse solar realizadas en Reims por alumnos y profesores de la UA, y la presentación del telescopio de 50 cm. También habrá dos conferencias, una de Enrique Aparicio sobre el eclipse y otra de Jorge Olcina sobre el cambio climático.

El fenómeno astronómico visible desde Alicante se iniciará a las 9:42h y alcanzará su máximo a las 10:58. La forma anular se mantendrá durante sólo unos cuatro minutos. Según explica Enrique Aparicio. El sol y la luna dejarán de estar en contacto a las 12:16h. Durante ese tiempo los aficionados aprovecharán al máximo para la observación visual y la toma de fotografías.

Uno de los más importantes requisitos para la observación directa es la necesidad de hacerlo a través de filtros especiales. Dado que el sol nunca queda totalmente oculto, no debe realizarse en ningún momento una observación sin protección. En este sentido, la Escuela de Óptica y Optometría de la UA ha organizado las distribución de 2.000 pares de gafas con filtro Zeiss donadas a la UA por Federópticos, para lo que instalará dos puestos de reparto.

CUIDADO CON EL SOL

Valentín Viqueira, director de la Escuela de Óptica, insiste en advertir contra el uso de otros medios menos seguros, como radiografías o cristales ahumados, que no garantizan la necesaria protección contra las rayos ultravioleta que puedan dañar la retina. Los filtros adecuados son de un plástico aluminizado que ofrece una apariencia parecida a la del papel de cocina.

La Escuela de Óptica ha divulgado instrucciones de precaución para la observación del eclipse bajo la advertencia "¡cuidado con el sol!":

"La impresionante visión de un eclipse de sol — señala— ha atraído a lo largo de la historia a millones de personas. La observación directa y los diferentes artilugios de observación “caseros” (cristales ahumados, negativos de película, etc.) han dañado muchas retinas de forma irreversible. Los primeros telescopios del siglo XVII ofrecían posibilidades de observación demasiado tentadoras y muchos astrónomos sufrieron las consecuencias de su apasionado trabajo. Aunque también utilizó técnicas de proyección seguras para mirar el sol y sus manchas, la ceguera acompañó a Galileo en los últimos años de su vida".

La Escuela advierte asimismo sobre los efectos nocivos de una excesiva exposición a la radiación solar:

"Las personas que no tomen precauciones pueden sufrir graves lesiones e incluso pérdida de visión. Además, hay una clara relación entre la aparición temprana de cataratas y el exceso de exposiciones solares. En la actualidad hay 16 millones de personas en todo el mundo afectadas de ceguera por efecto de cataratas; según estimaciones de la OMS, el número de estos casos causados por exceso de exposición a los rayos UV podría ser de hasta un 20%.

Otra consecuencia de la exposición de los ojos a los rayos UV son la fotoqueratitis (inflamación de la córnea y de iris) y la fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva, que es la membrana que recubre el interior de los párpados). Estos trastornos son dolorosos pero reversibles y se evitan fácilmente usando gafas de protección. Entre los posibles efectos crónicos se cuentan la aparición de pterigium (tejido opaco blanquecino que se forma en la córnea), y el cáncer de células escamosas de la conjuntiva".


Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo