Alicante, 3 de octubre de 2005

LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE REFLEXIONA SOBRE EL PARQUE CIENTÍFICO CON JUSTO NIETO Y SALVADOR ORDÓÑEZ

Ricardo Ferré, presidente del Consejo Social de la Universidad de Alicante, quiso reunir a las autoridades con capacidad impulsora del Parque Científico en un acto que acogió a los rectores de las dos universidades provinciales, Ignacio Jiménez Raneda y Jesús Rodríguez Marín, investigadores y principales empresarios para abordar el futuro de este emblemático y antiguo proyecto de la UA. Gracias a su tesón, el Dr. Ferré llenó el salón de grados del Aulario II el pasado viernes 30 de septiembre para oir hablar del Parque Científico al Conseller de Empresa, Universidad y Ciencia, Justo Nieto, y al Secretario de Estado de Universidad e Investigación, el ex Rector Salvador Ordóñez, a fin de que ambos expusieran la filosofía de los parques científicos y tecnológicos y las razones que conducen a su creación en la Comunidad Valenciana, especialmente en el caso de Alicante.

Para poner sobre la mesa una realidad de éxito, el Parque Científico de Málaga, se contó con la intervención magistral del Gerente de esta entidad, Felipe Romera, quien ofrecerá una conferencia sobre “Perspectivas de futuro de los Parques Científicos y Tecnológicos”.

“Pretendemos clarificar la nebulosa que tienen los miembros del Consejo Social, explicó el Dr. Ferré como argumento a este encuentro, siempre me preguntan que cómo va a funcionar, para qué servirá, si los empresarios tienen mucho o poco que decir. Hace tantos años que venimos hablando de la construcción de un Parque Científico, desde el Medpark, que creemos llegado el momento de clarificar y estimular al empresariado y a los científicos.”

Para Ricardo Ferré ha llegado la hora de que los terrenos adquiridos en su día junto a la Universidad y cerca de la empresa de cementos Cemex entren en funcionamiento, ya que el potencial investigador del profesorado del campus no debe ser desperdiciado por la industria con ánimo innovador de la provincia. Ilusionar al empresariado, explicar el funcionamiento real de un parque científico y las sinergias que producirá el fructífero encuentro entre el mundo de la empresa y la industria con las personas capacitadas para el desarrollo, la investigación y la innovación debe ser puesto en marcha inmediatamente.

“No debemos perder ni un minuto más, el Parque Científico debe iniciar su andadura real próximamente y este es el momento de dar el primer paso”, terminó diciendo el Presidente del Consejo Social.

Ignacio Jiménez Raneda, que inauguró la reunión, expresó el interés de la Universidad de Alicante por disponer del Parque Científico, ya que nuestra institución recibe anualmente nueve millones de euros en ingresos por proyectos de investigación, hay convenios con 941 empresas y se han dado de alta 69 patentes. 134 grupos de investigación se afanan cada día en crear redes de I+D+I. “Desde la Universidad, dijo el Rector, apostamos por desarrollar con las empresas el espacio de innovación tecnológica que denominamos parque científico.”

Fue esclarecedora la aportación de Felipe Romera, presidente de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España, quien los calificó como “elementos de transformación del sistema de la innovación en España, clave de un sistema virtuoso de innovación que transforma el conocimiento en dinero.”

Apoyó la idea de que los empresarios siempre buscan, legítimamente, negocio y riqueza, y que un Parque Científico tiene que ir hacia ese objetivo. Prueba de ello es que así ha ocurrido en el Silicon Valley, en Estados Unidos y en Finlandia, Irlanda y China, donde la aparición de este elemento ha hecho cambiar el entorno físico y se ha transformado el conocimiento en dinero en un sistema de expansión, se crea una espiral en el que el nivel de vida de la zona sube de un modo increíble.

En España hay 19 parques en funcionamiento y 40 en desarrollo y todos ellos encuentran un problema común, la transformación del suelo mediante planes urbanísticos y apoyo por parte de las administraciones competentes, sin el impulso de las políticas públicas es imposible. Pero si todo marcha sobre ruedas, un parque tarda en iniciarse unos 5 o 6 años. En cuanto al costo, no baja de los 30 millones de euros, por término medio. El señor Romera reconoció que los Parques Científicos se desarrollan generalmente en el entorno de las universidades, pero resaltó que si no hay empresas no hay parque y éste debe estar gestionado por un equipo profesional y nunca por investigadores. Al parecer los empresarios se sienten atraídos por instalarse en estos enclaves privilegiados por tres razones: imagen positiva y aumento del valor de su marca, relaciones con la universidad y conseguir infraestructuras y servicios de alta tecnología.

Justo Nieto anunció que en breve su Consellería firmará con los rectores de las cinco universidades valencianas el inicio de sus parques científicos y por su parte Salvador Ordóñez manifestó que los parques científicos y tecnológicos recibirán 200 millones de euros, en forma de préstamos, en 2005 y cerca de mil en los próximos cuatro años y aseguró que los parques se han convertido así en una de las principales áreas de acción del Ministerio de Educación y Ciencia en su vertiente de apoyo a la innovación, dentro de una estrategia general de promoción de infraestructuras e inslataciones científico-tecnológicas.


Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo