Alicante, 17 de noviembre de 2005

‘HOMENAJE A LOS MALDITOS’ CON LA ZARANDA EN EL PARANINFO

El Teatro de la Zaranda, un grupo de culto con seguidores incondicionales, presenta el sábado 19 de noviembre, a las 20 horas en el Paraninfo, 'Homenaje a los malditos', un texto poético, curioso e inclasificable, como otros de su autor, Eusebio Calonge, que dirige Francisco Sánchez, más conocido en el mundo teatral como Paco el de La Zaranda. En el reparto intervienen los tres actores emblemáticos del grupo: Gaspar Campuzano, Enrique Bustos y el propio director, a los que se han unido en esta ocasión otros intérpretes como Fernando Hernández, Ana López, Ana Oliva y María Duarte.

En 'Homenaje a los malditos' hay una escoba que barre versos inútiles, un maestro de ceremonias que predica en el desierto y un reloj que marca el tiempo a ritmo de vals. Los personajes que construye La Zaranda son aquellos que nunca tienen la posibilidad de hablar, aquellos que, más allá de ser buenos o malos, héroes o villanos, siempre están apartados, silenciados, alejados de la falsaria palestra de la vida pública.

Estructurado a modo de parodia de un acto cultural decimonónico, la obra profundiza en la línea argumental ya iniciada en 'Ni sombra de lo que fuimos', poniendo en escena de forma ejemplar un mundo esperpéntico. El título, según su director, alude a “los que vivieron el silencio, el tormento, la pobreza, la miseria, a los que llegaron al límite de la época” y añade que “cualquiera que se sienta al margen de la época, del mercantilismo cultural, puede ser un maldito".

Su espectáculo, teñido de imágenes que rememoran el mundo de Gutiérrez Solana, Vallé-Inclán o Gómez de la Serna transita por las horas más decadentes y sórdidas de un café que se supone fue la guarida de las ideas, las ilusiones y las esperanzas de tantos fracasados, resentidos y desesperanzados. No obstante, La Zaranda plantea el tema con humor. Es la comicidad de la parodia lo que conduce a lo grotesco. Es la farsa sobre la farsa de una celebración en la que cada personaje asume la representación de una tipología social. Allí están los políticos hipócritas, los ilustrados caducos, los invitados gorrones, los trabajadores sufridos, los jóvenes eventuales, los empresarios interesados. En resumen, la farsa retrata toda una fauna perfectamente reconocible dentro de la sociedad actual.

Venta de entradas:
La Mostra (965 12 38 56)
www.muestrateatro.com
y una hora antes en el Paraninfo


Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo