FADELA AMARA, EN EL CENTRO DE LA POLÉMICA

Declararle la guerra al velo como símbolo de la emancipación de las mujeres de origen magrebí en las barriadas obreras francesas fue una de las premisas del movimiento “Ni putas ni sumisas” que hasta ayer dirigía Fadela Amara.

Tras la sorpresa ocasionada a raíz de su nombramiento como Secretaria de Estado de Ciudadanía por Nicolas Sarkozy, en el ministerio de la conservadora Christine Boutin, esta líder social de talante abiertamente izquierdista ha abandonado la presidencia de "Ni putas ni sumisas" por incompatibilidad de cargos. Fadela Amara era una de las profesoras del curso "Mujeres e Islam", que tendrá lugar a partir del próximo día 2 de julio en la Universidad de Verano Rafael Altamira. Tras dejar la representación de la Asociación, en su lugar asistirá Marta López, responsable de Relaciones Internacionales de "Ni putas ni sumisas".

La asociación, surgida en las barriadas obreras de París, lucha contra las violaciones de los derechos de las mujeres en los barrios tradicionalmente islámicos, contra el racismo y todas las otras formas de discriminación y violencia. La presencia de una de sus fundadoras en el gobierno de la república abre una polémica en el seno de la sociedad francesa. Lo que para unos es una concesión sin restricciones al gobierno conservador, para otros es una esperanza para que las mujeres, los homosexuales y otros colectivos discriminados puedan por fin, tener voz propia en la cúpula política.

















































 

























Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo