Alicante, 7 de marzo de 2008

LAS MUJERES DIRIGEN UNO DE CADA CUATRO GRUPOS DE INVESTIGACIÓN EN LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE

La Universidad de Alicante cuenta con 227 grupos de investigación, 51 de los cuales está dirigido por una mujer, lo que representa el 22,4%. Así uno de cada cuatro grupos cuenta con una titular femenina como responsable. Un total de 28 equipos están adscritos a las facultades de Ciencias, Económicas y Escuela Politécnica y los restantes 23 están vinculadas las facultades de Filosofía y Letras, Derecho y Educación.

Por departamentos, los más numerosos son de los de Psicología Evolutiva, Didáctica General y Didácticas Específicas y Comunicación y Psicología Social, que disponen de tres equipos de investigación. Después hay un cuantioso número de departamentos que han abierto dos vías de investigación. Por citar algunos encontramos Agroquímica y Bioquímica, Análisis Económico, Derecho Internacional Publico y Derecho Penal, Filología Inglesa o Química Orgánica.

Los porcentajes paritarios están todavía lejos hasta dentro del propio Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El último Informe de Mujeres Investigaciones (2006) apunta que dentro del CSIC las mujeres representan el 31,4% del personal científico; pero los porcentajes varían si se tiene en cuenta la escala. Las profesoras de investigación del CSIC representan sólo el 16,9%, es decir, son 86 mujeres frente a 423 hombres; mientras que cuando hablamos de científicos titulares del CSIC el porcentaje sube hasta el 37,9% (771 varones y 472 mujeres).

Una de las investigadoras veteranas en la Universidad de Alicante es la catedrática Carmen Herrero Blanco, subdirectora del Departamento y directora del Grupo de Investigación de Análisis Económico. Dirige proyectos competitivos del Ministerio de Educación y Ciencia, de la Unión Europea y por supuesto grupos de la propia Universidad.

Para Herrero, uno de los factores que facilitaría la progresiva incorporación de la mujer en la investigación es que la propia mujer quiera dedicarse a esta tarea. “Después la posibilidad de conciliación, que es un tema de educación de ambos sexos”, según indica esta investigadora que es miembro del Consejo de Investigación español desde 2005 y fue consejera del Ministerio de Educación e Investigación (2005-2007). “El mayor problema con la investigación competitiva es que es muy fácil perder el tren. Aquí no vale bajarse durante 8 años y volver. Si se baja, ya no se vuelve”. 

Una percepción diferente la encontramos en la profesora de Lenguajes y Sistemas Informáticos Maria Luisa Mico Andrés, directora del Grupo de Investigación sobre Reconocimiento de formas e inteligencia artificial. “Creo que fundamentalmente la mujer se incorpora a la investigación en los mismos términos que el  hombre. El problema es que, al  menos en informática (que es mi área), muy pocas (y cada vez menos) mujeres estudian esta carrera, lo que conlleva a que haya pocas mujeres investigando también. Por lo tanto en nuestra área, lo que tenemos que hacer es que más
mujeres se animen a estudiar esta carrera”.

Micó, quien se autodefine como coordinadora, ejerce en este cargo desde hace sólo tres años. Sin embargo, ambas coinciden en señalar que una de las cualidades de una buena investigadora es el trabajo duro.  Le sigue la “ilusión, y responsabilidad” para Maria Luisa Micó y buen conocimiento del “entorno académico de tu línea de investigación a nivel internacional y muchísima generosidad para compartir y dirigir” en palabras de Carmen Herrero. Otra de las coincidencias de estas dos científicas es que niegan que exista componente femenino en las investigaciones.

En la lista de investigadoras que admiren, cuatro nombres. Carmen Herrero cita como ejemplo a Birgit Grodal, de la Universidad de Copenhague y a Raquel Fernández, Catedrática de la Universidad de Nueva Cork y a quien considera una referencia mundial en los estudios económicos de género. Maria Luisa Micó apunta hacia dos ejemplos de su área de trabajo como Maria Petrou, o Lumidla Kuncheva

El Grupo de Investigación de Análisis Económico se creó en 1982, se podría decir que es uno de los gérmenes investigadores de la historia de la Universidad de Alicante. En la actualidad, está compuesto por una veintena de investigadores, aunque hay muchas más personas implicadas. La rigurosidad y la experiencia le han dado el aval para llevar entre manos dos proyectos de investigación ambiciosos: “Procesos de Decisión e Interacción en Contextos Socio-Económicos, Ministerio de Educación y Ciencia, 2007-2012” y el “Consolidating Economics, Ministerio de Educación y Ciencia, 2006-2011”.

El Grupo de Reconocimiento de Formas e Inteligencia Artificial se creó como tal en la Universidad de Alicante en 1992, ya que antes de esta fecha los investigadores de la UA estaban en un grupo de la Universidad Politécnica de Valencia con la misma denominación. Maria Luisa Micó coordina a un grupo de 40 personas, entre los que se encuentra una veintena de investigadores y donde además, cada una de las seis líneas de investigación tiene un responsable. Entre los proyectos de investigación que están ahora en marcha destacan las Aplicaciones del Reconocimiento de Formas a la Automatización del Control de Calidad y otros Procesos Industriales, la Clasificación de géneros musicales combinando descriptores de audio y simbólicos mediante un sistema de transcripción automática, el Multimodal Interaction in Pattern Recognition and Computer Vision (Consolider Ingenio 2010) y el Procesamiento semántico de música digital.



















ágina mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo