Alicante, 18 de marzo de 2008

MENOS DE 1.000 PAREJAS DE ÁGUILA PERDICERA VIVEN EN ESPAÑA, SEGÚN UN TRABAJO DE LA ESTACIÓN BIOLÓGICA TERRA NATURA DE LA UA

Científicos de la Estación Biológica Terra Natura de la Universidad de Alicante (CIBIO – Fundación Terra Natura) acaban de publicar un artículo científico en el cual se demuestra la importancia de las zonas de dispersión juvenil de este ave en la conservación del águila perdicera (Aquila fasciata) en España.

En el trabajo, que ha sido publicado en la prestigiosa revista Biological Conservation, se han utilizado modelos demográficos para siete subpoblaciones ibéricas de águila perdicera que incluyen desde Castellón hasta Cádiz y desde Navarra hasta Granada. El trabajo demuestra mediante sofisticados análisis matemáticos cómo bajo una perspectiva global para la conservación de la especie, el parámetro más importante de cara al mantenimiento futuro de la población española de águila perdicera es la supervivencia juvenil.

En este artículo se pone de manifiesto la importancia de estrategias de conservación que tengan en cuenta factores relacionados con la disminución de la mortalidad de los juveniles de la especie, actualmente muy por encima de lo que serían valores normales para una rapaz de sus características.

Los autores apuestan por estrategias de gestión que tengan por objeto reducir al máximo los factores de mortalidad juvenil en la especie y que, como ya son bien conocidos, se centran fundamentalmente en la reducción de las electrocuciones, los envenenamientos y la persecución directa en las áreas de dispersión. Además, se aportan nuevos datos sobre mortalidad juvenil obtenidos tras más de cinco años de seguimiento vía satélite de juveniles de la especie.

Los resultados ponen de manifiesto la necesidad de una estrategia de conservación a nivel internacional si se quieren mantener las escasas poblaciones que aún quedan de águila perdicera, que cuenta en España con menos de 1000 parejas reproductoras, siendo este país el mayor reducto europeo. Nuestro país tiene, por tanto, una gran responsabilidad en la conservación de uno de los grandes vertebrados más carismáticos de la fauna europea.
























Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo