Alicante, 7 de abril de 2008

EXPERTOS DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE ASUMEN LA VIGILANCIA AMBIENTAL DE LA DESALADORA DE VALDELENTISCO

El Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada de la Universidad de Alicante se encargará del trabajo de seguimiento de la desaladora de Valdelentisco (Murcia) en su primer año de funcionamiento. Un grupo formado por 13 biólogos y químicos aborda la vigilancia ambiental en un campo en el que la UA cuenta con expertos de reconocida trayectoria pues se trata de la cuarta localidad – Comunidad Valenciana y Murcia- sobre la que se desarrollará un estudio de estas características. Para realizar estos trabajos, cuenta además con la colaboración de otros departamentos e institutos de investigación entre los que hay que mencionar el Instituto del Agua y las Ciencias Ambientales y el Departamento de Ingeniería Química.

El director del proyecto y secretario del departamento José Luis Sánchez Lizaso ha explicado que el estudio se realizará sobre un periodo de un año con la posibilidad de prorroga. Los ejes básicos de control se centran en el análisis y características del agua vertida y del medio receptor, la vigilancia del comportamiento del vertido, el seguimiento especies sensibles y el de comunidades de alto valor ambiental. A estas pautas comunes que los expertos ya vienen aplicando en las desaladoras de Jávea, Alicante y San Pedro del Pinatar, existen otros puntos que se determinan en la propia declaración de Impacto Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y la autorización de vertido de la Consejería de Industria y Medioambiente de la Comunidad de Murcia. En particular, se ha aplicado la metodología de la red de vigilancia de las praderas de Posidonia de la región de Murcia para lo que se ha contado con la colaboración del equipo responsable de dicha red perteneciente al Instituto Español de Oceanografía.

Los resultados del seguimiento se plasmarán en un informe anual que incluirá los resultados obtenidos y, en su caso, las recomendaciones para mejorar el programa de vigilancia ambiental o reducir los impactos ambientales si los hubiera.

En la actualidad, el departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada está realizando otros tres proyectos de vigilancia ambiental de similares características para la desalinizadora del Canal de Alicante (desde el 2003), Jávea (desde el 2002) y las del nuevo canal de Cartagena de la Mancomunidad en San Pedro del Pinatar (desde el 2005). También ha realizado estudios previos para reducir los impactos ambientales de desaladoras en Tarragona, Castellón y Baleares; así como estudios sobre la tolerancia de especies marinas a aumentos de salinidad. El objetivo es conocer de la manera más detallada posible los efectos de la instalación de desaladoras para realizar un asesoramiento a empresas e instituciones con vistas a reducir sus impactos ambientales. Estos datos sirven además para la realización varias tesis doctorales que se encuentran en curso en estos momentos.

El grupo de investigación también participa en otros proyectos relacionados con la gestión del agua y, en particular, en el seguimiento de los vertidos de los emisarios submarinos de la Comunidad Valenciana. La inversión privada captada por el Departamento supone un importe superior a los 500.000 euros anuales.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, la planta desalinizadora de Valdelentisco es la mayor de Europa y la tercera del mundo. En la primera fase de puesta en marcha producirá 27 hm³ al año que abastecerán a 400.000 habitantes de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla y está previsto que alcance una producción anual máxima de 70 hm³.

Su puesta en servicio se produjo el pasado enero. La desalinizadora se encuentra ubicada en la desembocadura de la rambla de Valdelentisco, entre los términos municipales de Cartagena y Mazarrón, y consta de torre de toma de agua abierta, y conducción de toma (excavada en parte mediante una tuneladora y el resto fondeada); cántara de captación e impulsión hasta la planta, sistema de pretratamiento; edificio de osmósis inversa, con capacidad para 16 bastidores de ósmosis inversa (doble etapa) con los que se pueden desalar por ósmosis inversa hasta 200.000 metros cúbicos de agua al día (70 hm3 / año); sistema de postratamiento para remineralización, sistema de tratamiento de efluentes mediante neutralización, espesamiento y deshidratación y emisario submarino, dotado de boquillas difusoras.

La desalinizadora dispone además de sistemas de dosificación de reactivos para ayuda a la filtración, limpieza química de membranas y postratamiento para remineralización. Los efluentes producidos son tratados mediante neutralización, espesamiento y deshidratación, para su posterior transporte a vertederos autorizados. La planta dispone de un sistema de recuperación del agua de lavado de filtros y tratamiento de efluentes, mejorando así la eficiencia hidráulica y energética, según la ficha del Ministerio de Medio Ambiente.

Asimismo, para evitar cualquier tipo de afección sobre la pradera de Posidonia existente se han instalado difusores especialmente diseñados en la salida del emisario, de forma que la salmuera se diluya rápidamente en la misma proporción que la existente en esta zona de la Bahía de Mazarrón. Por último, se ha implementado en las instalaciones energías alternativas: energía solar térmica, fotovoltaica y mini hidráulica (recuperación de energía potencial del agua en el emisario).





























Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo