Alicante, 9 de mayo de 2008

AUMENTA LA CALIDAD DE LAS PRÁCTICAS CON EL DESCENSO EN EL NÚMERO DE ALUMNOS POR TUTOR

La Facultad de Educación ha iniciado este curso académico un nuevo protocolo de actuación en las prácticas que realizan sus alumnos, con objeto de mejorar la calidad del aprendizaje que hacen estos futuros docentes.

Desde que comenzaran el pasado 27 de febrero, las practicas de los alumnos de la Facultad de Educación se acogen a un sistema que ha alterado sustancialmente la manera como se venía haciendo hasta este curso académico. Los cambios afectan, por una parte, al descenso sustancial en el número de alumnos que cada profesor-tutor tiene a su cargo, que se ha reducido a 12 alumnos, y - por otra parte - a las visitas de este a los alumnos en prácticas en el centro escolar donde las realizan.

La aprobación del Plan de Ordenación Integral de la Universidad de Alicante (POI) en enero de 2007, ha permitido el reconocimiento del trabajo de las prácticas, que se calculan a 0’5 créditos por alumno. De este modo, el estudio de las necesidades del profesorado de Educación, que se ha realizado en función de la carga docente y del número de alumnos, ha llevado a establecer en 6 créditos la carga lectiva por profesor, lo que da como resultado grupos de 12 alumnos. El POI es una propuesta de ordenación de las actividades que todo profesor universitario puede y debe desarrollar, con objeto de elevar el nivel de excelencia docente e investigadora de la UA.

El impulso dado por la vicedecana de Prácticas y Normalización Lingüística, María Antonia Cano, que ha logrado la aprobación por parte del vicerrectorado de Ordenación Académica del nuevo sistema de prácticas, propuesta que permite que los créditos se incluyan como créditos docentes, incluye como novedad más destacada la visita de los tutores a los alumnos en prácticas en los centros docentes que tienen asignados. Esta mejora representa una triple ventaja. Por una parte, posibilita evaluar la competencia docente del futuro maestro, mediante la observación directa del alumno de magisterio en el centro escolar. Por otra, permite conocer las características del centro y las posibilidades formativas que puede ofrecer al alumnado en prácticas al cumplir con el objetivo de mantener el contacto directo con el equipo directivo. Y, en tercer lugar, el hecho de tomar contacto con el supervisor, que es un maestro del centro escolar de destino, facilita que se pueda acordar el trabajo que ha de realizar el alumno en clase.

Con las visitas de los tutores se ha resuelto la necesidad que existía de tener un mayor contacto entre los profesionales universitarios y los propios centros escolares públicos de destino de las prácticas de los alumnos de tercero de las carreras de magisterio de la Facultad de Educación.

Estas dos mejoras, la reducción del número de alumnos por profesor-tutor y las visitas de estos en los centros escolares, han cambiado la forma de llevar a cabo los seminarios de orientación.










Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo