Alicante, 26 de mayo de 2008

LOS ANUNCIOS DE TELEVISIÓN REFLEJAN UNA IMAGEN CADUCA DEL MAESTRO Y LA ESCUELA

La imagen que muestra la publicidad televisiva sobre el maestro y la escuela transmite un escenario educativo caduco, de tintes sepias, rancios, vetustos, sombríos y anacrónicos.

Esta es la conclusión a la que ha llegado el grupo de investigadores de la Facultad de Educación de la Universidad de Alicante, formado por el profesor Antonio Giner Gomis y los catedráticos María de los Ángeles Martínez Ruiz y Narciso Sauleda Parés. El equipo, perteneciente al departamento de Didáctica General y Didácticas Específicas, ha venido realizando desde el año 2002 la investigación denominada “La cultura escolar en los anuncios televisivos: ¿qué tipo de institución educativa nos muestran?”, estudio que están finalizando durante estos días.

Se trata de una investigación de tipo cualitativo, en la que se ha analizado un total de veinte spots televisivos que incluye imágenes de contenido escolar, bien sea la escuela, el instituto o la universidad como escenario para vender un producto.

Los resultados evidencian que la imagen que se da del profesorado, que ejerce sistemáticamente una función transmisora, suele enmarcarlo dentro de los roles de la perversidad, la obesidad, el autoritarismo o el carácter fantasioso. El alumnado se presenta como un sujeto pasivo y silencioso en las aulas, que se reactiva en los espacios externos a la clase para consumir el producto que se anuncia. Los spots destacan por la inexistencia de diversidad, bien sea por razón de discapacidad, de raza o de cualquier otro aspecto. Otro rasgo relevante es que la gran mayoría de las escenas tienen lugar en centros públicos, con la consecuente mala imagen que transmite. En este sentido, los investigadores han hallado una excepción en los anuncios institucionales, cuyos spots sí trasladan la idea positiva acerca de la escuela pública.

Para proceder al análisis de los datos que les han llevado a determinar estas conclusiones, los investigadores han capturado, en primer lugar, los anuncios de televisión que tenían como característica el hecho de transcurrir en un escenario educativo. A continuación, se ha definido el término “cultura escolar” por medio de cuatro indicadores, que son las relaciones de comunicación, los contenidos diversos como espacios, lengua, diversidad, sistema educativo y evaluación, los valores que promueven los anuncios publicitarios y la imagen del profesorado que se nos muestra.

Una vez descritos estos cuatro grupos de indicadores, se han codificado para su análisis por medio del programa informático Aquad Six, que ofrece las cuatro ventajas de permitir trabajar sobre texto, video, imagen estática y audio.

A raíz de los resultados del estudio y puesto que continuamente se están emitiendo este tipo de imágenes del ámbito educativo, los investigadores se plantean si esa es la imagen que el público tiene de la escuela, cosa que concluyen que no es cierta. Las personas, dice Antonio Giner "tienen una imagen más moderna de la escuela actual", pero a través de este material, se está dando un concepto erróneo sobre qué es la escuela.

La primera utilidad práctica que tiene el estudio se ha dirigido a los propios alumnos de Magisterio, a los que se les hace ver cómo la publicidad está mostrando una imagen no real de qué es la escuela de nuestros tiempos.

Una vez se concluya toda la información relacionada con el estudio, los tres miembros del equipo pretender hacerla llegar tanto al Ministerio de Educación y Ciencia como a la Conselleria de Educación, para que sean conscientes de la situación y tomen las medidas que consideren oportunas.

La investigación “La cultura escolar en los anuncios televisivos: ¿qué tipo de institución educativa nos muestran?” ha sido traducida al valenciano para su uso, como material de trabajo, en el ciclo de docencia del doctorado “Investigación educativa, desarrollo curricular y profesional” de la Facultad de Educación de la UA.



























Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo