Alicante, 8 de septiembre de 2008

GEÓGRAFOS DE LA UA EDITAN UN CD DIDÁCTICO SOBRE MULTIFUNCIONALIDAD RURAL A PARTIR DE UN TALLER DE COOPERACIÓN EN SÃO PAULO

El Grupo Interdisciplinario de Estudios Críticos y de América Latina (GIECRYAL) de la Universidad de Alicante ha editado un CD didáctico que aborda la problemática de la multifuncionalidad rural a partir de la experiencia europea y la potencialidad brasileña. Los investigadores del departamento de Geografía José Antonio Segrelles y Gregorio Canales han participado este verano en un taller de cooperación internacional en Sao Paulo y las conclusiones de este trabajo de campo se utilizará como material para los alumnos de las universidades españolas de Alicante, Huelva, La Laguna y Sevilla y las brasileñas Universidade Estadual Paulista “Júlio de Mesquita Filho” (Presidente Prudente, Estado de São Paulo) y Universidade Federal do Paraná (Curitiba, Estado de Paraná).

La edición digital estará también disponible en la web del grupo formado por cinco profesores de la UA y casi cuarenta colaboradores externos pertenecientes a diversos centros universitarios de España, Europa y Latinoamérica. El director del GIECRYAL, José Antonio Segrelles, ha avanzado que el taller sigue abierto porque a lo largo del curso nos visitarán varios investigadores brasileños, quienes terminarán sus trabajos en la Universidad de Alicante. Uno de ellos, además, participará en el III Seminario Internacional Turismo y multifuncionalidad rurales en América Latina, que se celebrará en el campus de San Vicente el próximo noviembre con la organización del GIECRYAL.

El objetivo principal era realizar una comparación de la experiencia española dentro del contexto de la UE con las iniciativas que se están llevando a cabo en São Paulo. En este estado brasileño, los agricultores viven una creciente pluriactividad y se enfrentan a un creciente desarraigo, al auge de la agroindustria, al deterioro progresivo de sus ecosistemas y a la creciente contaminación ambiental, entre otros.
 
“Además del intercambio de experiencias, el taller financiado por la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación contaba con la presencia de universitarios brasileños y técnicos del INCRA (Instituto Nacional de Colonizaçao e Reforma Agraria). Al presentar la experiencia europea en las cuestiones de multifuncionalidad rural y desarrollo local, se busca que puedan valorar sus potencialidades y no aplicar de forma mimética un modelo importado. Resultaría absurdo que un país como Brasil apostara por el turismo como modelo de desarrollo rural cuando figura en el cuarto lugar mundial como productor de alimentos y, sin embargo, tiene el sexto nivel más alto de desnutrición, así como más de 65 millones de pobres e indigentes, es decir, el 33 % de la población total. Hablamos de que la desnutrición afecta a casi 8 millones de personas, lo que deviene paradójico si se tiene en cuenta que sus exportaciones agropecuarias y agroindustriales rondan los 20.000 millones de dólares”, indica José Antonio Segrelles.

Desde el GIECRYAL de la UA, se ha querido recoger como material todas las intervenciones del programa. Entre ellas se incluyen “Multifuncionalidad rural: ¿un nuevo modelo de desarrollo local o una estrategia de la UE para prescindir de la agricultura” de José Antonio Segrelles Serrano y “El turismo rural en España: del modelo de sol y playa a las nuevas tendencias agrorrurales” de Gregorio Canales, director de la Cátedra Arzobispo Loazes de la Universidad de Alicante con sede en Orihuela.

“Lo que une a la UE y a Brasil es el omnímodo poder de las grandes empresas de distribución agroalimentaria, de las grandes firmas que tienen el poder suficiente como para arruinar a unos (agricultores familiares europeos) y a otros (campesinos brasileños), ya que les interesa promover la libertad comercial en el mundo para poder abastecerse de materias primas y productos agroalimentarios allí donde sean más económicos, la mano de obra sea más barata o la legislación ambiental más laxa. Además, necesitan el suministro de grandes cantidades de productos estandarizados y homogéneos, en el mínimo tiempo posible y a un precio bajo, cosa que no podrían hacer jamás ni las explotaciones familiares europeas ni los pequeños y medianos campesinos latinoamericanos. Este es un problema estructural y no meramente coyuntural”, en opinión de José Antonio Segrelles.










































.

























Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo