Alicante, 3 de noviembre de 2008

LA UA ANALIZA LOS LÍMITES ÉTICOS EN LAS INVESTIGACIONES RELACIONADAS CON LA NUTRICIÓN

Un tomate rojo, redondo y perfecto o un campo de maíz al que las plagas no le pueden atacar, ¿representan una ventaja o una desventaja? Las dimensiones éticas de la investigación en nutrición es el tema central del tercer seminario interdisciplinar sobre Bioética y Nutrición que organizan los departamentos de Enfermería Comunitaria, Medicina Preventiva y Salud Pública e Historia de la Ciencia y el departamento de Filosofía del Derecho y Derecho Internacional Privado.

Los cambios científicos y tecnológicos que se han venido presentado en las ciencias de la salud, especialmente en el área de la nutrición humana y dietética, han supuesto un importante cambio en nuestra dieta; pero sobre todo, ha creado una poderosa industria a la que se le plantean cuestiones éticas. La Universidad de Alicante organiza este seminario con carácter internacional –Primer Encuentro Iberoamericano- del 5 al 7 de noviembre en la Escuela Politécnica I.

El coordinador y profesor de Filosofía del Trabajo Macario Alemany explica que al abordar la tercera edición del seminario hemos querido mantener el carácter interdiciplinar. “La alimentación es, quizás, uno de los ámbitos donde más transformaciones ha habido. La aplicación de la biotecnología en la agricultura en los años 70, denominada Tercera Revolución Verde, supuso un proceso de aceleración importante y la aparición de una poderosa industria. A estos avances, debemos sumar que hoy por hoy la seguridad alimentaria es una prioridad en la Unión Europea. Tenemos los recientes casos de alarma con la leche o caramelos chinos o del aceite de girasol este pasado verano. Creemos que es un buen momento para reflexionar sobre los problemas éticos planteados por los avances científicos técnicos”.

“No se trata sólo de transgénicos sí o no, se trata de analizar dónde nos lleva este sistema de producción”, indica el profesor Alemany. En la actualidad, España es el país con más hectáreas dedicadas al cultivo de transgénico. Según EuropaBio, en 2007 España dedicaba 75.148 hectáreas frente a las 21.174 de Francia o las 5.000 de la República Checa. Diez países de la UE – entre los que no se encuentra España-, han regulado las medidas de coexistencia que establecen las distancias mínimas de aislamiento que tienen que separar a un cultivo transgénico y a otro convencional.

Desde el ámbito jurídico, Merce  Ortiz, profesora del departamento de Estudios Jurídicos del Estado de la UA, ha adelantado que la cuestión bioética es un tema interesante porque la investigación como tal no está limitada por ley. “Un proyecto de investigación sobre alimentación es como cualquier otro proyecto, sólo en el caso de la comercialización o de su producción existe una normativa técnica. Además más que porque nos estemos moviendo en un marco legislativo complejo, nos enfrentamos a un marco muy variable y muy técnico”.

Merce Ortiz explicará que, como es habitual, las normas son posteriores; pero veremos como el caso de las vacas locas sirvió para mejorar la aplicación del concepto de trazabilidad, es decir, se ha mejorado mucho en el control de todas las fases de los alimentos donde se fija cómo se obtiene el mismo”. La profesora explica que toda la legislación está enfocada a la industria y que hay aspectos como el etiquetado y la publicidad que se han controlado mucho más. Entre los casos famosos, recuerda el de la marca Danone que tuvo que retirar de todos sus yogures la palabra “Bio” porque no era ecológico y ahora se denominan “Activia”.

El seminario de la Universidad de Alicante contará con investigadores de primer orden como Juan Ramón Lacadena del departamento de Genética de la Complutense de Madrid y Maria Luisa Bonet, de Biología Fundamental y Ciencias de la Salud de la Universidad de las Islas Baleares. Estarán presentes expertos de Portugal, Brasil, Estados Unidos, Ecuador y Venezuela.









Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo