Alicante, 18 de noviembre de 2008

La Fundación Ramón Areces convierte Alicante en foro internacional sobre biología

EL CIBIO PROPONE INTRODUCIR GANADO EN EL PARQUE DE LA FONT ROJA COMO MÉTODO DE CONSERVACIÓN

La Tierra tiene memoria y los biólogos están dispuestos a facilitarle sus recuerdos. El Simposio de Relaciones interespecíficas en la biología de la conservación se convierte desde esta mañana en el foro internacional de nuevos sistemas para la conservación. Expertos de América, Sudáfrica y Europa aúnan esfuerzos para defender un nuevo enfoque basado en la interrelación de las especies y en los factores históricos del ecosistema. El director del Instituto de Biodiversidad- CIBIO de la Universidad de Alicante Eduardo Galante expone hoy el caso de la Font Roja en el norte de la provincia y lanza una propuesta para recuperar el establecimiento de ganado, de forma controlada en el parque natural del norte de la provincia.

“Cuando se creó el parque, se prohibió el pastoreo y así se fueron eliminando los animales herbívoros y en consecuencia la vegetación”, apunta el doctor en Ciencias. “La solución no pasa por planes aislados de conservación, sino por planes de gestión que tengan en cuenta la historia y las interrelaciones de los individuos de cada especie”. Para el director e investigador de la UA, las políticas de conservación para ser eficientes tienen que tener en cuenta estas interrelaciones.

En su intervención, el responsable del Instituto de Biodiversidad de la UA ha asegurado: “Actualmente la coevolución está considerada como uno de los principales motores de la generación de biodiversidad y la causa de que existan millones de especies en nuestro planeta. La llegada o presencia de una especie en un ecosistema es, en ocasiones, consecuencia de un proceso predecible, pero su implantación y posterior crecimiento poblacional estarán claramente condicionados por las especies ya presentes en el ecosistema”.

Galante es uno de los coordinadores del simposio y un experto en biodiversidad. Sus propuestas están respaldadas por numerosos estudios y sobre todo, por los cambios apreciados en la biodiversidad de las zonas protegidas. “Un área destruida nunca podrá volver a tener la misma estructura que antes, puede tener una alta biodiversidad pero no la misma; porque la pérdida de relaciones entre las especies en cada zona aislada no se reconstruirá de la misma forma”, indica el director del CIBIO, “cada área protegida tiene su propia singularidad conformada a lo largo de su historia, por eso puede llegar a ser única e irrepetible”.

La solución pasa por cambiar los planes de gestión y adaptarlos al detalle de cada zona, porque en cada una tenemos animales, plantas o la propia actividad humana que establece unos equilibrios o desajustes particulares, según Eduardo Galante. Esta filosofía de las relaciones interespecíficas está cobrando cada vez más fuerza entre los expertos y John N. Thomson, profesor de la Universidad de California- Santa Cruz, es hoy el referente mundial creando escuela.

La pérdida de biodiversidad significa la pérdida de riqueza de nuestro entorno. Eduardo Galante: “Se ha utilizado un concepto de biodiversidad que contempla los tres niveles clásicos de la especie, su variabilidad genética y la organización en ecosistemas, pero no se ha tenido en cuenta que las especies no están aisladas, sino inmersas en un ensamble de interacciones que condicionan la vida, el desarrollo y existencia de sus individuos en cada uno de los lugares donde se encuentran”.

Desde el encuentro organizado junto a la Fundación Ramón Areces, se quiere  poner de manifiesto la importancia de comprender y analizar el complejo de relaciones que se establecen en la naturaleza. La comprensión de los procesos de interacción entre especies se ha demostrado que puede ser de gran importancia para emprender acciones que van desde los programas de conservación y gestión del medio natural hasta los programas de control biológico de plagas. Uno de los primeros ejemplos de interrelación lo expuso Darwin con su ejemplo clásico entre unas orquídeas y unas mariposas en Madagascar, ahora debemos ser capaces de trasladar a los planes de gestión esas relaciones de mutualismo y coexistencia.

Programa Miércoles  19 de noviembre
10.00 h Redes complejas de interacciones planta-animal: historia natural, filogenia y coevolución
Pedro Jordano. CSIC. Sevilla.
10.45 h ¿Cambian en el tiempo las redes complejas de mutualismos?
Víctor Rico Gray y Cecilia Díaz-Castelazo. Investigadores. Instituto de Ecología, A.C. México.
12.00 h Especialización y mecanismos estructurales en redes complejas de mutualismos insecto-planta
Nico Blüthgen. Universität Würzburg. Alemania.
12.45 h Especies crípticas y el mosaico geográfico coevolutivo entre plantas e insectos
John N. Thompson. University of California-Santa Cruz. EE.UU.
16.00 h Modelos de coevolución lábil planta-polinizador. Implicaciones para la estructura de las redes de polinización y su resiliencia a las invasiones biológicas
Luis Santamaría. CSIC-Universidad de las Islas Baleares.
16.45 h Cascadas de extinciones en redes complejas de mutualismos
Paulo R. Guimarães, Jr.. Universidade Estadual de Campinas. Brasil.
17.30 h Las interacciones ecológicas como mecanismos de recuperación de la biodiversidad
Regino Zamora. Departamento de Ecología. Universidad de Granada.
18.30 h Conclusiones
Lugar: Edificio Germán Bernácer (Universidad de Alicante)




 







Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo