Alicante, 26 de noviembre de 2008

EL NOBEL GEORGE SMOOT ALENTÓ EN LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE A SEGUIR INDAGANDO SOBRE LA ESTRUCTURA DEL UNIVERSO

El premio Nobel George Smoot considera que es probable el desarrollo de la vida en otros puntos del Universo, dada la existencia de miles de millones de galaxias cada una con miles de millones de estrellas, alrededor de muchas de las cuales orbitan planetas, según se está comprobando actualmente. Smoot hizo estas afirmaciones esta mañana en el transcurso de su visita a la Universidad de Alicante, en la que impartió una conferencia sobre el origen del Universo. En su transcurso expuso lo mucho que se ha aprendido respecto a la estructura del Universo, pero se refirió a lo que hay que hacer en el futuro para seguir aprendiendo.

La conferencia de Smoot estuvo organizada por el departamento de Física Aplicada y la Facultad de Ciencias de la UA. Este científico obtuvo el Nobel en 2006 por su hallazgo de las diferencias sutiles en la radiación de fondo del cosmos que corroboran la teoría del Big Bang.

Previamente a su conferencia Smoot recorrió diversas dependencias del campus y se entrevistó con el rector, Ignacio Jiménez Raneda, y el vicerrector de Investigación, Manuel Palomar.

Según explica Juan Antonio Miralles, catedrático de Astronomía y Astrofísica del Departamento de Física Aplicada, este científico del Lawrence Berkeley Laboratory y la Universidad de California, Berkeley, fue galardonado en 2006 con el premio Nobel de Física, junto con su colega John Mather, por el “descubrimiento del espectro de cuerpo negro y la anisotropía de la radiación de fondo cósmica de microondas˝. Esta anisotropía significaba que había ligeras variaciones de la temperatura de la radiación de fondo de microondas que nos llegaba desde diferentes direcciones del cielo. Aunque el valor promedio de la temperatura es de 2.7 K (-270 ºC), se observaban diferencias de una cienmilésimas de grado entre diferentes zonas del cielo".

"En el año 1974, el profesor George Smoot presentó un proyecto a la agencia espacial NASA encaminado a desarrollar un instrumento que permitiera medir estas diferencias de temperaturas. Este proyecto fue elegido por la NASA y pasó a formar parte de los experimentos que debía albergar el satélite COBE, lanzado el 18 de noviembre de 1989". continúa este catedrático.

"Tras varios años de mediciones y análisis de los datos, en 1992 se anunciaron las conclusiones del experimento liderado por el profesor Smoot. Habían encontrado diferencias de temperaturas que se correspondían con las predichas por la teoría de la Gran Explosión (Big Bang en inglés). Este descubrimiento supuso un gran avance en la cosmología, que pasó a ser una ciencia de gran precisión. Las dificultades técnicas que tuvieron que superar fueron enormes ya que las diferencias de temperatura observadas eran pequeñísimas (de una parte en 100 000). En su libro “Arrugas en el Tiempo”, el profesor Smoot lo compara con oír un susurro en una fiesta extremadamente ruidosa", indica.

"Las anisotropías en la radiación de fondo cósmica de microondas observadas por el equipo del profesor Smoot nos dan idea de cómo era el Universo cuando éste tenía apenas 300.000 años (ahora tiene 13.700 millones de años) y era 1000 veces más pequeño que el actual. La observación de estas anisotropías es la prueba de que cuando el Universo tenía 300.000 años existían regiones con mayor o menor densidad que van a dar lugar, debido a la fuerza de atracción gravitatoria, a la formación de estructuras como las galaxias, cúmulos de galaxias y supercúmulos que observamos actualmente".
 






Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo