Alicante, 6 de julio de 2009

LA UA CREA UN MODELO INFORMÁTICO PARA CALCULAR LOS EFECTOS DEL IMPACTO DE VEHÍCULOS EN PILARES DE EDIFICACIÓN

La Universidad de Alicante ha creado un modelo informático que permite prever el comportamiento de los pilares de edificación frente a impactos producidos por vehículos. Los investigadores que lo han desarrollado lo están comprobando experimentalmente, estrellando coches contra pilares de prueba.

Este proyecto, cuyo director es Salvador Ivorra, se está llevando a cabo dentro del grupo de investigación de ensayo, simulación y modelización de estructuras de la Politécnica Superior. Ha sido codirigido por Ramón Irles, y se ha elaborado dentro de la tesis doctoral de María Belén Ferrer.

Explica Salvador Ivorra que este estudio permite valorar la legislación española al respecto. El código técnico de la edificación en vigor obliga a considerar  las cargas que pueden soportar los aparcamientos que se construyan, pero es algo menos exigente respecto a otras normativas similares en Europa.

Este proyecto de investigación ha sido subvencionado por la Consellería de Educación con 6.000 euros, y ha contado asimismo con la ayuda de varias expresas de la consrucción.

El ensayo está consistiendo primero en hacer un modelo en ordenador del comportamiento de los pilares bajo impacto de un vehículo y luego comprobar experimentalmente las previsiones efectuadas. Para ello se ha construido un primer pilar real en terrenos del campus, al otro lado de la autovía, y se han estrellado dos coches contra él. El pilar se ha hecho de hormigón, pero comprimido con cables de acero anclados en el terreno y en tensión que le sometían  a cargas que simulan las que soportaría si fuera de un edificio real, en este caso de 70 toneladas. Los coches se han dejado caer desde una rampa construida al efecto y donada por Pavasal, de unos 30 metros, que ha permitido a  los vehículos alcanzar unos 20 kmh en el momento del choque. Todos los datos reales del impacto, recogidos por los investigadores con cámaras y sensores de desplazamiento, aceleración y deformaciones, han permitido cotejar luego la validez del modelo informático creado.

Los ensayos continuarán con otros pilares de diferentes características y también de acero  y con otros tipos de vehículos. "En los resultados iniciales estamos comprobando que el impacto de los vehículos, aunque estos queden destrozados, es despreciable frente a las cargas que soportan los pilares por el peso del edificio o la sobrecarga de su contenido", señala Salvador Ivorra.





















Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo