Alicante, 23 de julio de 2009

ANTONIO GIL OLCINA: "LAS PRESAS DE TIBI, ELCHE Y RELLEU DEBERÍAN SER PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD"

“La presa hidráulica de Tibi, junto con las de Relleu y Elche, deberían ser consideradas Patrimonio de la Humanidad, ya que en su tiempo constituyeron una revolución en las obras de ingeniería y las tierras alicantinas pueden sentirse orgullosas de estos monumentos, un patrimonio tangible del aprovechamiento de las aguas vivas o claras”, ha dicho el catedrático de Geografía Antonio Gil Olcina en el transcurso de la firma del convenio de colaboración firmado con la Fundación Agua y Progreso para la realización de una obra sobre Patrimonio Hidráulico de la provincia de Alicante.

El acto ha tenido lugar esta mañana en la Universidad de Alicante, donde el  vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Manuel Palomar,  ha firmado el convenio con el gerente de la Fundación,  José Alberto Comos Guillén.

El objetivo del acuerdo es que en el plazo de un año, la persona que designe el Instituto Universitario de Geografía de la UA  lleve a cabo un inventario del patrimonio hidráulico alicantino, un trabajo en realidad ya terminado como tesis doctoral que recibió la máxima calificación y que ha constituido un inventario hidráulico de la provincia de Alicante realizado con gran rigor y profusión de documentación gráfica. Dado el interés del contenido de la tesis, el Instituto Universitario de Geografía ha tomado la decisión de que sea éste el informe, que actualizado a lo largo de los próximos meses, de fruto a una “obra publicada en dos voluminosos tomos, muy cuidados y con  gráficos y fotografías “, como ha anunciado Gil Olcina.

La Fundación  ha solicitado esta investigación basándose en la insuficiencia de recursos hídricos de la Comunidad Valenciana, lo que  constituye un problema capital, particularmente en sus tierras meridionales, donde ha supuesto, y supone, un serio inconveniente para su desarrollo socioeconómico. El Gerente, José Alberto Comos, ha manifestado que han puesto en manos del equipo del Instituto de Geografía este estudio “por ser un elenco importantísimo de sabios, de reconocido nivel nacional e internacional liderados por el catedrático Gil Olcina”. El señor Comos añadió que esta investigación será un aval histórico que podrá garantizar los argumentos al solicitar de las autoridades competentes la continuidad de los trasvases del Tajo-Segura y del Ebro. “Sin esta agua las pérdidas anuales alcanzarán los mil millones de euros”.

La carencia de agua en nuestras tierras ha dado origen a una serie de realizaciones hidráulicas que integran una ejecutoria singular, tangible e intangible, como el Tribunal de las Aguas o los Juzgados del Agua de la Vega Baja, así como los mencionados pantanos y la utilización de las aguas turbias y las muertas de una forma muy eficaz, lo que ha determinado la consecución de  un excepcional patrimonio hidráulico, algunos de cuyos elementos, en especial los pantanos de los siglos XVI a XVIII, son dignos de ser declarados Patrimonio de la Humanidad, como resaltó Gil Olcina. Por ello, la Fundación Agua y Progreso manifestó el decidido propósito de propiciar el inventario, mantenimiento y conservación de este excepcional legado monumental e histórico. A dicho efecto, ha resuelto subvencionar el inventario de este conjunto multisecular de actuaciones hidráulicas, fruto del empeño inacabado de incrementar las disponibilidades hídricas.

Por su parte, el vicerrector Manuel Palomar agradeció la confianza depositada en la institución universitaria “que está a disposición de las empresas e instituciones para transmitir el conocimiento y siempre a disposición de la Fundación Agua y Progreso”. Asimismo alabó la trayectoria científica de Antonio Gil Olcina, cuyo trabajo es siempre, dijo, “una garantía de éxito”.




 

























Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo