Andrés Izquierdo y Maite Vázquez, becarios de investigación de la UA

Alicante, 28 de junio de 2010
 
LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE ESTUDIA LOS EFECTOS DE LA MIGRACIÓN DE ESPECIES MARINAS AL MEDITERRÁNEO A TRAVÉS DEL CANAL DE SUEZ

La Universidad de Alicante está estudiando los efectos de la migración de especies marinas desde el Mar Rojo a través del canal de Suez sobre la biodiversidad del Mediterráneo. Este proyecto de investigación está dirigido científicamente por Alfonso Ramos, catedrático de la Universidad de Alicante, y se está desarrollando en el sur de Túnez. Las comprobaciones realizadas señalan que en el 80 por ciento aproximado de los casos las especies se han naturalizado en su nueva zona sin perjudicar a las autóctonas.

El proyecto, en el que también participan las universidades de Túnez y Sfax junto con las empresas Abarloa2 de Barcelona y Sofitor, tunecina, está financiado por el Programa Global Environment Facility, una organización sin ánimo de lucro dependiente de la Banca Mundial del FMI. El proyecto finalizará en septiembre. Fue adjudicado a este grupo tras concurso público, donde se presentaron equipos científicos franceses e italianos.

Explica Alfonso Ramos, también director científico del Centro de Investigación Marina (CIMAR) del Ayuntamiento de Santa Pola y del Vicerrectorado de Investigación de la UA, que de las aproximadamente 23 especies estudiadas, la gran mayoría se han integrado plenamente en el medio de acogida sin alterarlo y sólo 4 especies (3 moluscos y un alga verde) se están comportando como especies invasoras, eliminando a las autóctonas y ocasionando cambios en el hábitat. Añade que esta situación se está produciendo en zonas que ya estaban previamente degradadas por la acción humana, que las había vuelto vulnerables.

La migración desde el Mar Rojo al Mediterráneo de las especies lessepsianas (por Ferdinand de Lesseps, constructor del canal) se viene produciendo desde la apertura en 1867 de esta vía marítima artificial, pero se intensificó en los años 60 al construirse la presa de Assuán que alteró el Nilo, la barrera natural de agua dulce que frenaba ese proceso. Añade Alfonso Ramos que el fenómeno se ha incrementado en los últimos años, posiblemente debido a la dilución de los lagos con muy alta salinidad del canal de Suez y al calentamiento de las aguas del Mediterráneo, que favorece la instalación de especies tropicales. Comenta asimismo que el nivel del impacto de las especies lessepsianas, de momento, es menor que el registrado en otras zonas como las costas de Líbano e Israel, donde hay preocupación por las consecuencias económicas, como ocurre con la sustitución de las especies autóctonas por las procedentes del Mar Rojo, por ejemplo el langostino mediterráneo.

El estudio se ha realizado en el golfo de Gabés, en el sureste de Túnez. Las muestras se han tomado, tanto en el litoral como en fondos entre 0 y 50 metros de profundidad, tanto por buceo como por breves operaciones de arrastre a cargo de arrastreros tunecinos.

En la foto, Andrés Izquierdo y Maite Vázquez, becarios de investigación de la UA, clasificando a bordo muestras de especies.



 
    
Página mantenida por la Oficina de Comunicación página principalenviar correo