Alicante, 1 de marzo de 2002 

DICCIONARIO DE INGLÉS JURÍDICO

No es fácil expresarse correctamente en castellano, ni siendo jurista o periodista, profesionales a quienes se supone un conocimiento exacto del lenguaje; si a ello añadimos la terminología jurídica, el galimatías puede ser de "libro".  Es habitual encontrar en los diarios que quienes se ocupan del área de Tribunales confunda "querellas" por demandas, que a cualquier "amago de denuncia" se le denomine proceso judicial o decir que "han sido imputados" los procesados y "arrestados" los detenidos…. 

  Para poner término a esta situación acaba de publicarse el libro El español jurídico, obra de los profesores del Departamento de Filología Inglesa de la Universidad de Alicante, Enrique Alcaraz Varón y Brian Hughes que ha editado Ariel Derecho. Es este un volumen que continua la obra de ambos estudiosos, que anteriormente publicaron El inglés jurídico y El inglés jurídico  norteamericano, dirigidos preferentemente a los especialistas de la traducción y la interpretación, ya
estudiantes, ya profesionales.  En la línea de investigación del Departamento se han realizado  varios libros temáticos sobre el inglés profesional y académico con diccionarios sobre turismo, economía, medios de comunicación  y publicidad.

 En este nuevo trabajo los profesores, por primera vez en España, ofrecen la terminología jurídica traducida al inglés y al francés. A juicio del Catedrático Enrique Alcaraz " porque se ha abierto el Espacio Judicial Europeo, es decir, el llamado Euroorden, que abre una nueva visión judicial europea que exige a traductores y juristas el conocimiento de estos términos en varios idiomas".

 Los profesores explican que con el diccionario "hemos pretendido  es identificar, presentar e ilustrar, siempre desde una perspectiva lexicológica, sintáctica y estilística los términos clave del español jurídico, acompañándolos de su correspondiente traducción al francés y al inglés. Sin embargo, es fácil que el estudio de la expresión de las ideas propias de un campo del saber de tan amplia repercusión social como es el caso de las ciencias jurídicas despierte el interés de
colectivos distintos al de los traductores y no descartamos que las diez lecciones de las que consta el libro contengan información y sugerencias de utilidad para los estudiantes y profesionales de Derecho, así como los de Periodismo, Economía, Ciencias Sociales y otros."

 En sus diez capítulos, el diccionario aborda los rasgos generales del español jurídico, la traducción y el significado de las palabras jurídicas, los problemas traductológicos del vocabulario del español
jurídico, la sintaxis. Los géneros del español jurídico, el lenguaje de la Constitución española. El Poder Legislativo y el Ejecutivo, el lenguaje de los jueces, fiscales y abogados, el lenguaje del Derecho Civil, del Derecho Procesal Civil, del Penal y del Administrativo y Derecho del Trabajo.
 La complejidad del lenguaje jurídico y judicial, su uso por parte de los profesionales del Derecho ha permitido que profesores del Departamento de Filología Inglesa de la Universidad de Alicante ofrezcan anualmente cursos de una semana de duración a los miembros del Consejo General del Poder Judicial y también que se desplacen a la Organización Mundial del Comercio, de Ginebra e impartan cursos en Luxemburgo, Bruselas y a los servicios de traducción de la Comisión Europea.
Asimismo el doctor Alcaraz viaja habitualmente a California, en Estados Unidos, donde hay actualmente más hispanohablantes que de lengua inglesa para impartir cursos de actualización de traductores en San Francisco y San Diego.

 
Página mantenida por la Oficina de Comunicación
Última actualización: 1 de marzo de 2002
página principalenviar correo