EL MUA ACOGE LA EXPOSICIÓN ‘SUMERGIDOS’ DEL ARTISTA YECLANO LIDÓ RICO

El Museo de la Universidad de Alicante (MUA) expone  en la Sala Sempere del 8 de marzo al 8 de mayo un recorrido por los últimos trabajos del artista murciano Lidó Rico (Yecla, 1968) que, junto a Silvia Sempere, fue el artista que mostró su obra en el stand del MUA en ARCO 2002. La
muestra Sumergidos, cuya disposición laberíntica trata de sorprender al espectador, consta de trece piezas pequeñas entre las que se encuentran “Los amigos de la luna”, “El ponedor”, “El muchacho con martillo”, “Purple rain”, “Los Voyeurs” o “La biblioteca de la felicidad”, y una
pieza principal que lleva por título “The Factory”, “el mayor esfuerzo profesional que he llevado a cabo”, señala el autor.  La muestra está comisariada por Aramis López y José Luis Martínez Meseguer, Técnicos de arte del MUA.

Lidó Rico, a lo largo de su carrera artística, ha trabajado con su propio cuerpo para la consecución de sus piezas escultóricas, moldes elaborados con resina que pueden tintarse con diversos colores y a los que la luz extrae innumerables matices. Primero sumergía los dedos, después las manos, hasta que el proceso lo atrapó totalmente y, con el fin de dotar de mayor expresividad a sus obras, se sumergió completamente, un proceso arduo y peligroso donde “no hay distancias ni engaños, donde doy mi cuerpo con todas sus imperfecciones, y en el que es necesario llevar mucho cuidado si no quieres ahogarte introduciéndote un chorro de resina por la boca o por la nariz”. Y el sufrimiento de Lidó durante la producción queda plasmado en sus figuras: rostros distorsionados, retorcidos como la corteza de un árbol viejo, que buscan expresar la diversidad y complejidad de los sentimientos del ser humano. 

Pero la metamorfosis de su cuerpo vivo en materia petrificada es parte de la belleza del proceso, un “milagro” tal y como lo define el propio Lidó, para quien es primordial “encontrarse con la materia de una forma real para lograr resultados”. El proceso de elaboración de las figuras se mostrará en un vídeo que forma parte de la pieza “Los Voyeurs”.

En la presentación de las esculturas, Lidó Rico persigue el contraste entre la tensión de la pared y el retorcimiento de las figuras, que sobresalen de ella como fantasmas que quisieran atravesar el muro y quedaran atrapados en su interior. La pieza central de la muestra, The Factory, presenta 72 figuras que viven inmersas en sus mundos interiores, ubicadas en unas gradas en forma de U. Esta galería de personajes presenta una gran diversidad de acciones: uno duerme, otro monta un puzzle, otro ahoga a una mujer, otro se quita el rostro... Es la última parte de un recorrido que está diseñado para que el visitante se sorprenda a cada paso, sin poder ver la escena que se desarrollará a continuación.

Aunque Lidó Rico huye de lo acomodaticio, sin especificar la simbología de sus piezas, las figuras hablan por sí mismas. Los gestos y expresiones de las esculturas tienen una gran dosis de humanidad, ya que los sentimientos en los seres humanos, aunque verbalizados de diferente
manera, tienden asemejarse en los rictus faciales. Y es ahí donde quiere incidir Lidó, en la idea que se esconde ante esta aparente similitud, donde una vez sobrepasada la barrera física, los mundos
íntimos, privados, son radicalmente opuestos de unas personas a otras. Es el espíritu lo que diferencia a los seres humanos, y esta es la ambición máxima del artista: dotar de alma a las figuras inmóviles, inventándose un mundo paralelo “que no necesita del nuestro”. Por eso
sus esculturas se enfrentan unas a otras y tienen su propia historia, su personalidad, su visión única y exclusiva de la vida. Es casi una idea profana: reproducir y petrificar un mundo que está destinado a desaparecer, porque lo que más perturba a Lidó Rico es “lo efímero del hombre como materia blanda”, por eso busca la catalización como revulsivo de la muerte.

CURRÍCULO

Lidó Rico nace en Yecla en 1968. En 1990 obtiene la Beca de Artes Plásticas de la Comunidad Autónoma de Murcia para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de París. En 1992 se licencia en Bellas Artes por la Universidad de Valencia.

Desde 1987 ha realizado exposiciones individuales tanto en ciudades españolas (Valencia, Madrid, Barcelona, Murcia, Palma o San Sebastián) como extranjeras (Brecia, Lausana, Colonia, Dusseldorf, Medellín o Kansas). También ha estado presente en muestras colectivas de ciudades
como París, Bruselas, Roma, Turín, Oporto, Basilea, La Habana, Guadalajara (Méjico), Los Ángeles, Miami, Nueva York o Chicago. En torno a 1990, sus obras se definen por composiciones cuyo soporte es la cera y en los que se incluyen a la manera de collages tridimensionales lentes, aldabas, estribos, campanas, pequeñas figuritas metálicas y manos conseguidas al rellenar los moldes de escayola con resina. Son obras plenas de lirismo donde se aúna la elegancia, lo
enigmático, lo sutil... Hacia 1992 el trabajo de Lidó Rico se centra en la acumulación de dedos
de resina de diferente s colores introducidos  en tarros y vasijas de alquimista, casi como referencia a los exvotos, a los rituales e incluso con las resonancias de los relicarios de santos.
En 1993 retoma en parte los trabajos que realizó en 1990 pero, en este caso, los objetos como aldabas, campanas o pequeñas figuras metálicas se sustituyen por fotografías e imágenes que protagonizan las composiciones. Las lentes se convierten en objetos por donde mirar estas
escenas cargadas de levedad. A lo desconcertante e inquietante que tenían las obras de 1990 se suma el mundo onírico que nos ofrecen las imágenes que pueblan las creaciones de estos años.
En un camino similar se encuentran las obras que lleva a cabo en 1995.

Manos de resina de diferentes colores sujetan lupas y bombillas en cuyo interior se encuentran encerrados diversos personajes, inaccesibles al espectador.

En estos últimos años la evolución en la obra de Lidó Rico ha sido radical. Si en obras anteriores los moldes tan sólo eran sus dedos o manos, ahora la mayor pericia en el proceso técnico le permite utilizar todas las partes de su cuerpo para las creaciones. Sus trabajos actuales
son relieves antropomórficos de resina que emergen de las paredes.

.

 
Página mantenida por la Oficina de Comunicación
Última actualización: 8 de marzo de 2002
página principalenviar correo